¿TE VIENES CON NOSOTROS A VER ESTRELLAS FUGACES?

Cuando llegan estas fechas se produce uno de los fenómenos más curiosos y singulares: la lluvia de estrellas y por este motivo estos días estamos inmersos en la realización de visitas guiadas para poder observarlas. El sábado estuvimos en Banyeres de Mariola y ayer en Quatretonda. Si te las perdiste tienes una nueva oportuidad, este miércoles (14 de agosto) en Bocairent. ¿Pero realmente sabes por qué se produce este fenómeno?

El pensamiento mítico interpretaba las cosas desde la religión. Era una forma rápida de explicar las cosas sin entrar en detalles, y que evitaba temores e inquietudes. Así se hizo en la antigüedad temprana donde a cada estrella y constelación se le asoció un dios (Venus, Júpiter, Perseo, Casiopea..) siendo la estrella su forma visible; aunque bien temprano el pensamiento racional hizo aparición y desechó estas explicaciones, buscando otras más satisfactorias. Pero aquellos tenían medios limitados y sólo podían usar su mente para por medio de la lógica, acercarse a la verdad e intentar comprobarla, como cuando intuyeron que si un objeto aparecía en el cielo periódicamente, debía ser porque tenía una órbita circular; y del mismo modo si la luna era redonda, también debía serlo la tierra. Incluso pudieron medir el tamaño de la tierra, a partir de la inclinación de la sombra producida por el sol, que era diferente en el norte de Egipto a la inclinación que había en el sur del país. Por la diferencia de ángulo y la distancia, calcularon el tamaño del planeta, hace ya 2300 años.

Sin embargo la Edad Media nos devolvió al pensamiento mítico, todo lo explicaba la religión y quien se salía del guion acababa mal.. ya sabemos cómo acabó el pobre Galileo, forzado a decir que la tierra era el centro del universo sin moverse, y que todo giraba alrededor de ella.. tras jurarlo, por lo bajini dijo aquello de ‘y sin embargo se mueve’.. porque su razón sabía que no era así.

Galileo nos trajo el telescopio, gracias a lo cual se pudo ver más allá de nuestra vista limitada, y así comprobar que como dijo Copérnico antes, es la tierra la que gira alrededor del sol.. Pero también descubrió los cúmulos de estrellas, los anillos de Saturno, los satélites de Júpiter y aunque la religión se vio al fin desbordada por todo aquello y se opuso, miles de seguidores empezaron a razonar uniendo teoría y experimentación, esto es el inicio de la ciencia moderna, teoría y prueba, para conocer realmente lo que nos rodea.

Así llegamos a las perseidas.. Al fin con la observación se encontró la causa. Las estrellas fugaces son meteoritos, piedras que vagan por el universo hasta que son atraídas por otro cuerpo y caen, como la tierra. Pero ¿cómo es posible que vengan en una fecha determinada? Sólo si tienen una órbita, siguen un círculo y por ello coincida una vez al año. O bien, la órbita la hacemos nosotros, la tierra. Aquí se dan los dos casos. Pero falta una causa para que un ‘grupito’ de rocas vaya vagando por ahí en vez de dispersarse, o acabar gastándose; algo las genera. Al fin la observación, ya en el s. XIX: es un cometa el Swift-Tuttle, una bola gigante de hielo y rocas de 26km de diámetro con una órbita de cientos de años. Esa bola deja fragmentos sueltos, deja unos restos o cola que sí cruzamos de lleno cada año al movernos, por eso es periódico. Cada fragmento contiene hielo y metales que al caer se calientan y con el roce del aire se queman, por eso dejan una estela de colores, ya que cada metal produce gases y llamas de diferente color. La gran mayoría acaban quemándose totalmente, dejándonos con ese espectáculo visual efímero y poético.  Pero no hay que obsesionarse con la fecha, el universo es muy grande para que sea un día u hora exacta, así que podremos ver la lluvia durante toda la semana. Nosotros iremos a verlo esta semana, si queréis venir os lo recomendamos.. feliz noche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *