La filosofía del SLOW TRAVEL

 

Ruta en bici por el parque del Turia Hace unos años había un anuncio genial en que un coche pasaba a toda velocidad por una carretera dentro de un bosque espléndido. El coche paraba y un hombre salia, mirando su móvil que se había quedado sin cobertura. Miraba el entorno y se daba cuenta de la belleza del bosque. Una voz de fondo decía ‘la naturaleza te protege..’ y de repente, nos dábamos cuenta de que su falta de conexión no era un inconveniente sino una bendición.

El Slow Travel forma parte de todo un movimiento global, el movimiento Slow. Se dice surgió cuando en una ciudad mediterránea protestaron por primera vez ante la apertura de un conocido restaurante de hamburguesas. La llamada fast-food se nombra con una palabra ya fea de por si, sugiere casi engullir algo sin masticar, como un tramite molesto. Y se dieron cuenta de que esto es algo que aplicamos a nuestras vidas cada vez más, la prisa, el consumo sin pensar, el querer más en menos tiempo. Todo nos lleva a ese tipo de vida, parece que nos impulsan a ello. Lo cierto es que no es bueno por muchos motivos, éticos, económicos y entenderéis que tampoco lo es para nuestra salud. Es un tipo de vida impensable para nuestros abuelos que, ya que tenían poco, al menos se paraban a disfrutarlo. Y de eso se trata, de parar a disfrutar, de hacer un alto en el camino para ver lo que nos rodea.

El movimiento tomó como símbolo el caracol, un emblema perfecto. Reivindicaba la comida tranquila, esa forma de disfrute que tanto nos encanta y que estaba en peligro: Sentarse a la mesa, tomar un aperitivo conversando mientras llega el plato principal, saludarlo cuando llega, comer y beber bien, postre, café, y sobremesa de tertulia que se puede alargar horas sin darse cuenta.. ¡esto es impensable en algunas latitudes! Pues bien, vamos a enseñarles.

Desde arriba todo se ve mejor

El Slow esta ligado a la cercanía, porque algo cercano siempre requiere menos prisas y tiene una repercusión que también te beneficia a ti. 

Pronto se dieron cuenta que esto se podía aplicar a todo, por ejemplo al comercio. Reivindicar los productos hechos en cercanía, hechos con calidad porque siempre han tenido que competir por ello, ligados al territorio y beneficiándolo, en vez de los productos baratos y masivos. Esto se aplica tanto a un tomate como a un zapato.

Y no sólo a los productos que se consumen, sino a todo, al estilo de vida que queremos llevar.

Pronto llego al turismo. Viajamos para huir de nuestra rutina o del estrés.. y en cambio se estaba imponiendo un turismo de rutina y estrés, de verlo todo rápido, de comida estándar, y sin ligarse en absoluto al lugar que se visitaba ni con su gente, convertida en ‘cosa’ a través de una foto. Pero al fin llegó el Slow Travel: Si vas a un sitio, párate a conocerlo. Prueba su comida y productos, habla con su gente, pasea, callejea o túmbate en la hierba a mirar las nubes. Sin prisas, verás muchas más cosas.

Cada vez más gente demanda esto, ir lento es casi una necesidad. Y para ello podéis seguir algunas recomendaciones:

– Evitad las distancias excesivas. Pasarse muchas horas en un autocar o avión es tiempo que se disfruta poco. Seguro que en vuestro territorio aún hay mucho para ver, y si viajáis lejos elegid una zona, no queráis verlas todas a la vez. Así en el futuro podrás repetir y hacerlo diferente a la vez.

– Preguntad por los productos locales, qué se fabrica en el lugar. Seguro que es diferente y único.

Poblado de la Bastida de Moixent

– Probad la gastronomía local, por lo mismo que lo anterior. La variedad gastronómica se invento para eso, para disfrutar y divertir al paladar. Y la comida típica de un sitio, es la que mejor les sale seguro.

– Evitad al máximo los trámites preparatorios engorrosos si es posible. Si para ver algo has de pasar una semana de preocupaciones, no te diviertes. Mejor simplifica o delega el trabajo que puedas en otros.

– Y por último, si has de contratar algún servicio, mejor con alguien que tenga esta sensibilidad por la cercanía, el disfrute y el respeto al entorno, tanto si es un hotel como un guía u otros; porque siendo así, sabréis que tiene voluntad de ofreceros la máxima calidad y la mejor experiencia posible.

 Y después de esto, sólo desearos..¡Buen viaje!

la sària

Related Images:

Un pensamiento en “La filosofía del SLOW TRAVEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *