El Romanticismo de Joaquín María Arnau y el palacio de Ripalda

palacio de Ripalda

A finales del XIX se da un movimiento arquitectónico valenciano alentado por la construcción de los grandes ensanches de la capital y la demanda incesante de nuevas obras, impulso constructor que se alargaría hasta los años 20 del siguiente siglo. En este periodo surgen grandes arquitectos plenamente imbuidos del ambiente romántico y bohemio, los del art nouveau y el eclecticismo parisino, creando una nueva ciudad de avenidas y bulevares, paseos, jardines, farolas de hierro y bellas fachadas llenas de detalles vegetales, balcones de forja y puertas de madera labrada. Este espíritu ‘parisino’ de la ciudad nueva se combina fuera de ella con el romanticismo exótico y medieval, sacado del historicismo decimonónico, las operetas, las novelas y el regionalismo político.  santa Rosa Albaidas. Rosa Albaida detalle

s. Rosa Albaida detalle2

       Chalet s. Rosa – Albaida

Uno de los arquitectos destacados de nuestro historicismo local fue Joaquín María Arnau Miramón. Es recordado sobre todo por el añorado palacio de Ripalda, construido por 1890 y uno de los edificios más bellos y pintorescos de la ciudad. El desarrollismo de los años 60 lo arrasó a cambio de un bloque de viviendas. Aún persiste la falsa leyenda de que fue trasladado piedra a piedra a otro país, pero en realidad sólo quedan fotografías.

Sin embargo, quedaron también edificaciones hermanas, posiblemente del mismo autor aunque los archivos familiares del arquitecto se hayan perdido y sea difícil certificarlo.

Existió un edificio hermano en Javea, y otro en Albaida el chalet de santa Rosa, desgraciadamente derribado en el 2013 por la ignorante decisión de las autoridades locales. Fueron edificios muy similares, casi maquetas o modelos. El de Albaida se edificó en 1910 por un empresario local, y la torre era exactamente igual a la de Ripalda como hasta hace muy poco se podía comprobar.casa Simó detalle

Pero no fue la única obra de Arnau en la zona. También trabajó por 1900 en la magnífica iglesia del colegio de franciscanos en Ontinyent, y probablemente en la medievalista casa de los patrocinadores de dicha iglesia la familia Simó, industriales textiles, construida a escasos metros.                                                                                                                                            detalle casa Simó

Asimismo trabajó hacia 1880 en otro gran palacio desaparecido a la altura de Ripalda, el palacio del marqués de Vellisca en Fontanars; el marqués era el mayor propietario de la zona y le dio libertad al arquitecto para una gran edificación, posiblemente inspirada en el palacio real de Valencia. Como curiosidad, según Josep Renau en guerra civil sirvió para esconder las mejores obras del museo del Prado, buscando un lugar oculto más seguro que las torres de serranos.Vellisca Arnau 2

Seguro que muchos conocían el palacio de Ripalda pero menos la trayectoria de su autor y las magníficas obras que dejó; aquí dejamos algunas pinceladas así como algunas fotografías para que conozcáis mejor su obra.. Y si queréis conocer más sólo teneis que contactar con nosotros

www.lasaria.com

                                           

                           casa Torrevellisca

Vellisca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *